sábado, 12 de junio de 2010

La que nos está llegando: interinos sin vacaciones

A partir del próximo curso académico, los docentes interinos de la Comunidad de Madrid no percibiremos (perdón, percibirán) las vacaciones de verano.Aquí
En el proceso selectivo de personal docente en la enseñanza secundaria que está en marcha, vemos que el número de aspirantes se ha reducido a la mitad. En mi especialidad, Matemáticas, somos 865, cuando no recuerdo ningún año por debajo de los 1500. Esta drástica disminución, recuérdese, se produce en un tiempo en que no sobra trabajo. ¿Por qué? A pesar de lo que se pervierte y manipula a la opinión pública, la ciudadanía somos consciente de que el 40% de los funcionarios son personal temporal y de que sus condiciones laborales no dejan de empeorar en la Comunidad de Madrid.
A resultas de esto, pues, comienzan a escasear los profesores en las aulas. Ésta es la situación. Y ahora, a los resistentes, a los que creemos en la enseñanza pública y accedemos a trabajar en estas condiciones de inestabilidad (
-sabemos cuando comenzamos una sustitución y un contrato pero no cuándo termina
-haber trabajado un mes no garantiza trabajar el siguiente
-haber trabajado un curso no garantiza trabajar el siguiente
-es muy frecuente quedarse sin contrato durante los periodos de vacaciones de navidades y semana santa, y durante los puentes largos)
nos dan el golpe definitivo: no pagarnos las vacaciones de verano. Hasta ahora, trabajando 165 días durante el curso escolar (cinco meses y medio entre septiembre y junio, que son 10 meses, por si no te salen las cuentas), se generaba el derecho de cobrar los meses de julio y agosto. Para los pocos valientes que quedamos dispuestos a prestar servicio con carácter interino, esto es insostenible: no se puede vivir durante un año cobrando seis meses.
¿Qué supone esto? Pues que para el próximo curso y posteriores se irá reduciendo el número de profesores dispuestos a trabajar con carácter interino. ¿Y? Pues que las escuelas y los institutos permanecerán abiertos (por ahora) pero cada vez será más frecuente encontrar aulas sin profesores: nadie habrá dispuesto a suplir las bajas por maternidad (tres meses), o licencia por boda (dos semanas), o la que sea la causa justificadísima por las que los interinos somos imprescindibles para mantener la calidad de la enseñanza, si no mejorarla.
La indecente ésta que gobierna la Comunidad de Madrid, nos obliga al exilio, que no le quepa duda, que pocos colectivos tan móviles como los profesores. Si aquí no nos quieren, nos iremos a otra comunidad.
A los que esto os toca un pie, nada, nada, que hacéis muy bien, pasad de este tema. ¿Pero no os habéis dado cuenta de que ya nos faltan médicos en la sanidad pública? ¿Se hace algo para resolverlo? No, y a hora se ataca a la enseñanza pública, en poquitos años nos faltarán profesores. ¿La solución a la que nos obligan? Si quieres un médico, págatelo. Si quieres un profesor, pagátelo. Y todo esto cobrando menos. Jejeje. Graciosísimo: nos bajan los salarios y nos reducen derechos sociales por los que ahora tendremos que pagar. ¡Cuánto me acuerdo de Rafael Simancas! Corrupto, incapaz, traidor. Pero en fin, no es que cifre mis esperanzas en ningún político: lo que sabemos de cierto de todos ellos es que nos van a fallar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario